Comprar seguidores, una moda polémica que sigue creciendo

La compra de seguidores en redes sociales continúa en aumento a pesar de los esfuerzos de las plataformas por combatir la actividad. Instagram es la red social con más demanda.

La presión por verse popular y sumar en redes sociales ha creado un mercado de compra y venta de seguidores, a través del cual cualquier persona o compañía puede “hacer trampa” y sumar miles de seguidores en horas.

Los seguidores comprados generalmente no constituyen una audiencia real, sino que suelen ser bots o cuentas fantasma creadas en forma masiva y automatizada por hackers. En otros casos, son cuentas reales. Existen sitios como compraseguidores.com en donde pueden obtenerse a razón de 5.000 por 50 dólares, es decir a tan sólo 0,01 dólar por seguidor.

¿Por qué se compran seguidores?

Existen diversas razones por las que la gente recurre a comprar seguidores. Una de las más comunes es lisa y llana vanidad: hay quienes desean verse más populares, y tener una cuenta con pocos seguidores da una mala imagen. En el mundo corporativo, la presión que sufren publicistas y community managers por acrecentar los números ha hecho que recurran a estos atajos.

Incluso celebridades y políticos que parecieran no necesitarlo incurren en la compra de seguidores, con el objeto de mantenerse en los medios, competir con otros y demostrar su influencia, aunque ésta no sea real.

Según Juan Quaglia, especialista en marketing online, “La popularidad ficticia muchas veces atrae la popularidad real. La gente está más predispuesta a interactuar con una cuenta si ve que ya tiene muchos seguidores. Es comportamiento gregario”.

Los servicios publicitarios oficiales de Twitter, Instagram y Facebook son la manera tradicional de publicitar una cuenta, pero son alternativas mucho más costosas. Quienes desean sólo incrementar números rápidamente recurren a comprar seguidores falsos.

Cómo se combate la compra de seguidores

Twitter es la red social que ha tomado medidas más rigurosas contra la compra de seguidores. Se estima que durante los últimos meses ha suspendido 1 millón de cuentas inactivas o sospechadas de ser falsas. Este accionar no tuvo un resultado positivo para la compañía: si bien ciertamente se han eliminado muchos seguidores falsos, dejó al descubierto que la plataforma ha estado perdiendo seguidores reales en lugar de ganarlos. Como resultado, las acciones de Twitter se desplomaron un 20%.

Facebook, por su parte, también ha anunciado medidas, pero más focalizadas en combatir la difusión de noticias falsas, como resultado de la polémica que rodeó la utilización de esta red social para afectar la última elección presidencial estadounidense. Facebook está actualmente utilizando herramientas inteligentes que detectan “actividad inauténtica coordinada”, es decir, cuentas falsas trabajando en conjunto para difundir un mensaje.

Si bien Facebook tiene más de dos veces la cantidad de usuarios de Instagram, es en Instagram donde más se compran seguidores. Estadísticas de búsqueda en Google Trends para la compra de seguidores en Instagram muestran que la demanda ha ido en aumento en forma ininterrumpida durante el transcurso de los últimos años.



Mostrar
Esconder